La sincera mirada de Inge Hogh

La imagen puede contener: 2 personas, gafas y primer planoTexto y fotos: Iliana García Giraldino

Las lágrimas inundan la mirada de la amiga danesa Inge Hogh cuando habla del bloqueo: a Cuba han tratado de ahogarla de muchas maneras durante todos estos años, para destruir la Revolución… y sigue en pie. Es de admirar la resistencia del pueblo. Hemos visto cómo afecta el cerco económico pero se busca la manera de luchar siempre…

Inge trata de hilvanar las palabras que en español reflejen plenamente su sentimiento de amor por Cuba y cuánto le indignan las agresiones a su isla querida.

Conteniendo la emoción fustiga las campañas mediáticas anticubanas, “cuando pasa algo bueno en Cuba, nadie lo menciona, apelan a cualquier cosa para desacreditarla, por eso trabajamos para difundir la verdad”.

Ella es de la dirección de la Asociación danesa de solidaridad con Cuba, de la cual fue presidenta durante varios años de los 90 del pasado siglo, y en la organización representa al Partido Comunista de Dinamarca (KPiD).

Trabajadora de un círculo infantil, Inge recuerda los lazos que la han unido a la Isla desde 1978, cuando, veinteañera, estuvo de tránsito en La Habana en un viaje a México.

En aquella breve estadía no pudo conocer mucho del país caribeño, y se interesó por acercarse más a la historia del pueblo revolucionario cubano. Integró la Asociación de amistad y viajó por primera vez en una brigada solidaria en 1986.

Hoy es parte del 63 contingente de la Brigada Nórdica, siendo el octavo colectivo de ese tipo que integra. Esta mujer alegre, comunicativa, cariñosa y amable, tiene muchos amigos en Cuba, que es “mi otro país”, como afirma sonriente una y otra vez.

Refiere con entusiasmo el trabajo de la Asociación de amistad en respaldo a las campañas contra el bloqueo, por la devolución de la ilegal base naval de EE.UU. en Guantánamo, por el regreso de Los Cinco y otras.

También alude a los esfuerzos de los amigos de Cuba para recaudar fondos cada año destinados a proyectos en la Isla, como ahora cuando apoyarán la instalación de paneles solares en el campamento internacional Julio Antonio Mella, en Caimito.

¿Cuántas horas ha dedicado al trabajo de solidaridad en tres décadas? ¿Cuántas preocupaciones, sueños, ansiedades y buenos deseos ha sentido por el pueblo cubano? Imposible saberlo. Pero sí es claro su fiel acompañamiento a la Revolución.

Cuando se le reitera agradecimiento por su apoyo, ella responde con un abrazo grande mientras susurra ¡Con Cuba, hasta el final!

Esta entrada fue publicada en Cuba, Solidaridad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .