Las mujeres cubanas en la epopeya continuadora de hoy

En este cumpleaños 59 de la Federación de Mujeres Cubanas, su membresía vuelve a recordar con orgullo, pero más que todo, con hechos concretos, las palabras de Fidel cuando las calificó como “una revolución dentro de la Revolución” en los días iniciales de la fundación de la organización de masas, que las aglutinó a partir del 23 de agosto de 1960.

La heroína de la Sierra y el Llano, Vilma Espín, dirigió desde entonces la organización femenina. Cumplió tal responsabilidad con amor, pasión, afán y creatividad sin límites, y con la ternura y fuerza de los corazones generosos. Hoy, tras su deceso en 2007, las más de cuatro millones de afiliadas de toda la nación la homenajean con la condición de Presidenta de Honor, ganada para la posteridad por su invaluable aporte.

Si en su nacimiento, hace 59 años, se tocaron campanas de tiempos nuevos, los de la Cuba de 2019 también siguen siendo retadores y llenos de promesas.

Son otros los desafíos, otras las metas y objetivos más puntuales, pero las federadas se sienten herederas de sus antecesoras más preclaras y comparten sus mismos ideales patrióticos y morales.

Y en los momentos en que la batalla por el desarrollo económico y la preparación para la defensa del país cobra un papel protagónico, ellas contribuyen sin cortapisas.

Son partícipes, codo con codo y de igual a igual, con los demás miembros de la sociedad cubana que hoy sufre el recrudecimiento del bloqueo impuesto por Estados Unidos con medidas cada vez más descarnadas y crueles, que tantos sufrimientos ocasionan o efectos negativos.

La epopeya de hoy es distinta, en una Patria segura, libre e independiente, pacífica, pero sigue siendo una hermosa epopeya con cantos de esperanza.

Hay logros al cabo de tantos años. La representación femenina alcanza hoy el 67 por ciento dentro de la fuerza técnica calificada del país. No hay sector de la sociedad en el cual no esté representada, incluso en tareas como la construcción y el ámbito militar.

Se ha incrementado progresivamente y se espera sea mayor, su papel en ámbito de la dirigencia, tanto profesional como política.

El 49 por ciento de la fuerza laboral femenina lo hace en el sector estatal y en los últimos años en organismos de Gobierno y organizaciones políticas como el Comité Central y Buró Político del PCC crecieron las féminas en relación con etapas anteriores.

En el trabajo sanitario, dentro y fuera de Cuba, se nota más su presencia y en el sector de la educación también el esfuerzo de las maestras y científicas pedagogas no solamente descuella por su calidad, sino por el amor, por la calidez que generalmente imprimen a esa profesión.

Las cubanas gozan del privilegio de recibir igual salario que el hombre, por el mismo trabajo, algo que incluso no se disfruta en algunos países desarrollados.

Esta conquista, además de obedecer a la voluntad política de la Revolución, responde a la fuerza y al respeto ganado por la organización que las ha sabido representar.

Teresa Amarelle Boué, secretaria general, junto a toda la masa femenina promueve que la FMC siga haciendo realidad programas y proyectos muy acordes con esta hora, no exenta de dificultades y de sacrificios. (Martha Gómez ACN)

Esta entrada fue publicada en Cuba, Nacionales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .