Las lecciones de Leslie en dos tiempos

La imagen puede contener: 1 persona, de pie y exterior

Año 1969.- Dennis, Tarnel y Leslie. Jóvenes estadounidenses que junto a sus compañeros vencen el cansancio y el agotamiento con el mayor esfuerzo, para brindar su aporte en los campos cañeros. El Jefe de la Revolución, Fidel, mocha en mano, sudoroso, comparte la dura jornada. Cuba. Zafra de los 10 millones.

Tiempos de espantoso asedio del gobierno de Estados Unidos generador de mentiras y nauseabundas calumnias que envuelven la idea de Cuba revolucionaria. Tiempos de heroicidades cotidianas del pueblo que resiste y acoge como hermanos a la brigada solidaria “Venceremos”.

Aquellos muchachos rebeldes en la conmocionada sociedad estadounidense se elevaban clamando justicia social; contra la guerra en Vietnam; por los derechos civiles; en defensa de los afroamericanos; contra la discriminación, la exclusión, el abuso de poder, los políticos corruptos, los capitalistas sin alma.

Supieron de Cuba, de Fidel. Percibieron que un acontecimiento único se producía en la Isla. No creyeron en falsedades. Sabían que la satanización de la Revolución Cubana promovida en su país era un fraude más. Tuvieron el valor de acercarse a la realidad del pueblo revolucionario. Apoyarlo.

Viajaron a Cuba. Lo hicieron en desafío al bloqueo y las prohibiciones gubernamentales de EE.UU. Se abrazaron a los cubanos en su colosal empeño de la Zafra de los 10 Millones.

Hay que tener un corazón puro y fuerzas morales de enormes dimensiones para ser inmunes a los bombardeos de falacias, embustes y de la fabulosa industria de dominación ideológica, desinformación y chovinismo desatadas desde la cuna sobre la población en Estados Unidos.

Los jóvenes de la “Venceremos” vencieron aquellos desafíos. Encontraron la verdad de Cuba, el amor de los cubanos.

Año 2019.- Dennis, Tarnel y Leslie. Hoy es difícil imaginarlos cortando caña bajo el fuerte sol. Ha pasado medio siglo. Ahora nos visitan como parte del contingente número 50 de la “Venceremos”, primera brigada de trabajo voluntario y solidaridad con Cuba en la historia.

Viajaron nuevamente a la Isla, en esta ocasión para festejar el aniversario y con 155 estadounidenses, muchos integrantes en uno u otro año o en varios años de la brigada, entre cuyos fundadores están ellos: Dennis Duncanwood, Tarnel Abbott y Leslie Kagan.

Los brigadistas se sienten satisfechos. En particular los tres iniciadores. Todos se saben queridos y admirados en Cuba. Agradecen a la Revolución el impacto feliz que significó para sus vidas.

El acto por el aniversario se efectuó en el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) el pasado día 30.

Los brigadistas y los cubanos evocaron los tiempos fundacionales del contingente y los desafíos de hoy.

Como entonces, el gobierno de Estados Unidos genera mentiras sobre Cuba revolucionaria y la calumnia; el genocida bloqueo económico se recrudece, aumentan las restricciones para viajar a Cuba.

Como entonces, Fidel nos guía, con las enseñanzas y ejemplo que legó al pueblo cubano y al mundo; con heroicidades cotidianas Cuba resiste y acoge como hermanos a los integrantes de la “Venceremos” que reiteran su firme solidaridad.

En nombre de los fundadores y restantes miembros de la 50 brigada, habló en el acto Leslie. Le era difícil expresar todo cuanto sentía en esos momentos. Se disculpó por no hablar en español, recordó a los brigadistas que ya no están.

Conmovida, reconoció que ser parte de la Venceremos le cambió la vida.

Revivió las jornadas de trabajo compartidas con Fidel. Ella comentaba que comprendieron lo trascendental de la Revolución Cubana y la necesidad de respaldarla, convicción que sigue viva y ha alimentado la tradición de las brigadas a lo largo de los años.

Dijo Leslie que con la “Venceremos” recibió grandes lecciones: supo del valor de la unidad, de la resistencia y el liderazgo, “aprendí que la solidaridad no es un lema, sino un compromiso de vida, que hay que practicar todos los días”.

También Leslie y la “Venceremos” dan lecciones:

–Un principio justo es invencible. (Ahí están los jóvenes de la brigada, como Rachel Ibrahimi y Malcom Sacks, quienes manifestaron el compromiso de continuar la tradición de la brigada y la lucha contra el bloqueo).

–La historia de la brigada ratifica los vínculos fraternales entre los pueblos de Estados Unidos y Cuba; y la certeza de que juntos pueden hacer y construir para beneficio de todos, en la senda de la esperanza, la justicia, la verdad y la paz. (Iliana García Giraldino Fotos: Orlando Perera (Siempre con Cuba/ICAP)

 

 

Esta entrada fue publicada en Cuba, Solidaridad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .