Afirma Presidente cubano que política exterior de Cuba está garantizada

La Habana, 18 mar.- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó hoy aquí que la continuidad de la política exterior de la isla está garantizada y llamó a defender el legado del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, en materia diplomática. Durante el balance del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) de Cuba, abogó por cumplir el compromiso de desarrollar una política exterior independiente, antiimperialista y contrahegemónica.

Asimismo, destacó la importancia de que en dicha política esté presente el tema de las relaciones de Cuba con Estados Unidos, además de la amistad, la solidaridad internacional, la seguridad y la paz mundial.

Al decir de Díaz-Canel, el cambio generacional que va transitando paulatinamente en el país bajo la dirección del Partido y su primer secretario, Raúl Castro, no puede ilusionar a nadie de que va a ver un cambio en la política exterior de la nación caribeña.

‘La política exterior de la Revolución cubana sigue siendo la misma, y lo será y esa es la interpretación de que somos continuidad’, enfatizó.

De enormemente retador calificó el actual escenario internacional Díaz-Canel. A asumir el desafío con «firmeza e inteligencia para evitar el aislamiento, sin ceder en principios ni en posiciones», fue la convocatoria del mandatario cubano. En ello juega un papel fundamental –valoró– lo que podamos hacer en los ámbitos diplomático, económico y comunicacional.

Díaz-Canel compartió reflexiones sobre aspectos de política internacional estrechamente relacionados con la región de Nuestra América, donde se evidencia una estrategia capitalista colonial y neoliberal que ha acudido una vez más a la Doctrina Monroe, en medio de la cual se ha recrudecido el bloqueo económico contra Cuba, sobre todo en el ámbito financiero.

En ese contexto resulta clave el papel que juega el Minrex, protagonista de importantes batallas en el 2018 y en las cuales el pueblo cubano se ha visto representado, aseguró. «Cada vez que hay una victoria diplomática a nivel internacional la gente lo asume con sentimiento, como una victoria del país».

En los momentos actuales –comentó– donde se regresa a la época de la confrontación y surgen nuevos peligros que es necesario enfrentar, urge prepararnos cada vez más. En ese contexto, este organismo ha sabido sumar el talento de los funcionarios más experimentados a la formación de una generación de jóvenes diplomáticos con alto sentido y compromiso revolucionario.

Entre todos tenemos que defender el legado que en materia de relaciones exteriores nos dejó el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana y lo que ello significa –enfatizó–, con el compromiso de desarrollar una política exterior independiente, antimperialista y contrahegemónica, donde destaquen la amistad y la solidaridad internacionales, la seguridad y la paz mundial.

Este cambio generacional que va transitando paulatinamente el país bajo la dirección del Partido Comunista y su Primer Secretario, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, no puede ilusionar a nadie de que habrá un cambio en la política exterior de Cuba; «la política exterior de la Revolución Cubana sigue siendo la misma y lo será, a esa tenemos que aportar todos», sentenció.

De este Ministerio han sido parte hombres ilustres de la nación como Alejo Carpentier, Fernando Ortiz y Raúl Roa. Aquí hay muchos hombres y mucha obra a honrar –destacó– y como mejor podemos hacerlo es precisamente asumiendo los retos y venciéndolos. Reconocido prestigio y resultados ha logrado este organismo en 60 años de diplomacia revolucionaria.

Señaló la necesidad de continuar trabajando con la emigración cubana en el exterior, no solo en Estados Unidos. Nuestra Isla se ha formado «desde la inmigración y el mestizaje y no podemos desconocer a los muchos cubanos que viven en el exterior orgullosos y nostálgicos de su Patria». En tal sentido insistió en que se debe escribir una política migratoria que convide a todos a contribuir con el desarrollo y la defensa de la Patria hasta donde cada uno pueda. «No tenemos que coincidir en todo, pero podemos sumarnos».

Señaló el fuerte impacto que tienen los servicios consulares que el organismo presta, tanto en la población residente como a los que viven en el exterior, los cuales –dijo– deben mantener un constante aumento en la calidad, el buen trato y la profesionalidad.

Asimismo, insistió en ideas fundamentales que caracterizan la gestión de Gobierno y que deben primar también en el quehacer cotidiano del Ministerio.

Una vez más las reflexiones tocaron temas cardinales como la necesidad de una administración pública más eficiente; la cualidades que deben caracterizar a los cuadros en cualquier escenario donde se desempeñen; la cultura del detalle; cómo debe ser el trabajo con la fuerza calificada; y la sensibilidad para eliminar trabas y burocracias, en lo que a cada organismo le corresponde, de manera que se aligeren trámites y se puedan ofrecer respuestas más oportunas ante determinadas inquietudes.

La comunicación social debe estar entre las principales líneas de acción, refirió. «Construir una estrategia de comunicación social más coherente y activa entre todos» es otro de los grandes retos.

Subrayó la importancia de preparar a la prensa no solo en los grandes temas y de continuar ganando terreno en el escenario de las redes sociales, donde resulta vital «evaluar lo que estamos logrando y lo que nos falta», para perfeccionar cada vez más nuestros mensajes. Esa realidad virtual tiene un enorme impacto que no se puede desconocer, manifestó.

De la misma manera reiteró la trascendencia de informatizar tanto los procesos internos del organismo como los que se realizan de cara a la población, en los cuales debe buscarse cada vez un mayor protagonismo de sistemas nacionales.

Por otra parte, llamó a utilizar la investigación científica como herramienta fundamental para ayudar a desentrañar las complejidades que existen hoy en diversas cuestiones vinculadas con las relaciones internacionales, como son las tendencias actuales de derechos humanos, la migración, la legislación laboral y otros.

El Presidente cubano enfatizó en el profundo ejercicio legislativo que tenemos por delante para garantizar las normativas que respalden la Carta Magna, cuyos proyectos deben comenzar a elaborarse en los diferentes organismos en dependencia de su competencia.

Teniendo en cuenta el importante papel que corresponde al Ministerio de Relaciones Exteriores de acompañar en la esfera política internacional el esfuerzo que hace Cuba en el plano económico, Díaz-Canel hizo referencia a procesos prioritarios para el país como la búsqueda de una mayor eficiencia en las inversiones; la necesidad de impulsar los encadenamientos productivos con la inversión extranjera, las exportaciones, el turismo y el sector no estatal de la economía; conocer y manejar todas las posibilidades de financiamientos por el mundo; la defensa de la producción nacional y una mayor exigencia en la calidad de los servicios.

Finalmente, calificó de crítico el análisis realizado este lunes, donde se hicieron propuestas concretas y conectadas con la realidad que vivimos. Contamos con «una diplomacia madura y revolucionaria, heredera de las ideas de Martí, Fidel y Raúl, y tenemos por delante importantes retos que vamos a enfrentar desde la primera línea de combate». (Granma/PL)

Esta entrada fue publicada en Cuba, Nacionales y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s