La nueva Constitución de Cuba, las razones para el Sí

A pocas horas de que millones de cubanos acudan a las urnas en el referendo sobre la nueva Constitución de la República, el propio texto ofrece las razones para el Sí a una carta magna fruto del consenso y del protagonismo popular.

Más de tres millones de ejemplares vendidos en las 15 provincias y la divulgación del documento de 229 artículos y su contenido en medios de prensa, sitios web y redes sociales permiten señalar que se trata de una iniciativa dominada por la población.

El presidente Miguel Díaz-Canel ha convocado al voto consciente en torno a una ley de leyes creada en colectivo, considerando las más de 780 mil propuestas realizadas en barrios, universidades y centros de trabajo de la isla, durante la consulta celebrada entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre.

Esas opiniones dirigidas a modificar, suprimir o adicionar contenidos del entonces proyecto se convirtieron, tras su procesamiento, en nueve mil 600 propuestas tipo, la mitad de ellas incorporadas a la Constitución por la comisión parlamentaria encargada de la redacción.

La carta magna describe en su primer artículo a Cuba como un Estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano, guiado por el disfrute de la libertad, la equidad, la igualdad, la solidaridad, el bienestar y la prosperidad individual y colectiva.

LA COEXISTENCIA PACÍFICA

De acuerdo con el canciller Bruno Rodríguez, en el Capítulo II, dedicado a las relaciones internacionales, se recoge un país comprometido con la coexistencia pacífica, asentado en el respeto a la independencia, la soberanía y el derecho a la libre determinación, cuestiones que también invitan al Sí, en un mundo marcado por las ansias de dominación y la injerencia de los centros de poder, encabezados por Estados Unidos.

La carta magna sobre la que deberán pronunciarse más de ocho millones de personas eleva a rango constitucional principios defendidos por la Revolución en sus seis décadas de existencia, como la paz, el apego al Derecho Internacional y al no uso ni la amenaza del uso de la fuerza.

Asimismo, reafirma la voluntad de integración y colaboración en América Latina y el Caribe, promueve la unidad de los países del llamado Tercer Mundo, defiende la protección y la conservación del medio ambiente y el enfrentamiento al cambio climático.

De igual manera, preserva el disfrute de los derechos humanos, repudia cualquier manifestación de racismo y discriminación y condena la intervención directa o indirecta en los asuntos internos de los Estados y los bloqueos unilaterales.

La nueva Constitución de Cuba también refleja el rechazo a un fenómeno como el terrorismo, que preocupa a la comunidad internacional, al cual condena en todas sus formas y manifestaciones; y califica de crimen internacional la agresión y la guerra de conquista.

LA ECONOMÍA

En los fundamentos económicos, el texto que irá a consulta mañana ratifica el principio socialista de la propiedad de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, y a la vez abre espacios para diversas formas de propiedad.

Al respecto, reconoce siete tipos de propiedades: socialista de todo el pueblo; cooperativa; de las organizaciones políticas, de masas y sociales; privada, mixta; de instituciones y formas asociativas; y persona.

La ley de leyes recoge la promoción y las garantías del Estado cubano a la inversión extranjera, considerándola un elemento importante de cara al desarrollo socio-económico de la isla.

Otro de los artículos indica la preservación de los límites de concentración de la propiedad por personas naturales o jurídicas no estatales en una situación compatible con los valores socialistas de equidad y justicia social, en aras de preservar el apego al principio de la ‘justa redistribución de las riquezas’.

También plantea en otro acápite que el trabajo es un valor primordial de la sociedad y debe ser la fuente principal de ingresos que sustenta la vida digna, el bienestar humano y la materialización de los proyectos individuales, colectivos y sociales.

LOS DERECHOS

Según expertos, en los derechos y las garantías, la nueva Constitución de Cuba encuentra varias fortalezas, entre ellas el apego a las normas internacionales.

En el artículo 41, el texto afirma que ‘la dignidad humana es el valor supremo que sustenta el reconocimiento y ejercicio de los deberes y derechos consagrados en la Constitución, los tratados y las leyes’.

El Capítulo I del Título V señala asimismo el reconocimiento por el Estado cubano el ejercicio irrenunciable y imprescriptible de los derechos humanos, la igualdad ante la ley de todas las personas, y los iguales derechos y responsabilidades del hombre y de la mujer.

Por su parte, el Capítulo II plasma el derecho a la vida, la integridad física y moral, la justicia, la libertad, la seguridad, la paz, la educación, la cultura, el deporte y la recreación de todas las personas.

Destacan en particular temas como el hecho de que nadie en la mayor de las Antillas puede ser sometido a desaparición forzada, torturas ni tratos crueles inhumanos o degradantes; además de la libertad de los individuos de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio nacional.

El artículo 54 contempla el respeto a la libertad de pensamiento, conciencia y expresión; el 55 reconoce la libertad de prensa y el 57, el derecho a profesar o no creencias religiosas, y a la práctica de la religión de preferencia con el debido respeto a las demás.

También generan aceptación el favorecimiento a la reinserción social de los privados de libertad, la prohibición del trabajo infantil, el derecho de los trabajadores a la seguridad social y la asistencia a los seres humanos sin recursos ni amparo.

Igualmente significativos resultan el establecimiento del derecho al agua, a un medio ambiente sano y equilibrado, la alimentación adecuada y al consumo de bienes y servicios de calidad. Respecto a las garantías, el texto refleja el acceso a los órganos judiciales y al debido proceso en los ámbitos judicial y administrativo, a partir del disfrute de la igualdad de oportunidades en todos los procesos y del derecho a la asistencia jurídica y letrada, a aportar los medios de prueba pertinentes, a apelar y a obtener reparación de daños.

Sobresalen entre las novedades de la Constitución el derecho de las personas a que se le presuma inocente hasta tanto se dicte sentencia en su contra, el procedimiento de Habeas Corpus contra la privación ilegal de libertad y la posibilidad de reclamar y obtener la correspondiente reparación o indemnización en los casos en los que se sufre daño o perjuicio causados indebidamente por funcionarios y empleados estatales en el ejercicio de sus funciones.

Para Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado y miembro de la comisión parlamentaria redactora de la carta magna, son muchas las razones para ratificar con el Sí la ley de leyes sometida a referendo.

En ese sentido, insistió en el contenido del texto y en el aporte popular al mismo, en lo que calificó de un proceso de reforma constitucional sin precedentes en el planeta. (Waldo Mendiluza/PL)

Esta entrada fue publicada en Cuba, Nacionales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.