Dirigente sindical resalta ejemplo de Cuba para el mundo

Panamá.- El secretario general de la Federación Sindical Mundial (FSM), George Mavrikos, aseguró que Cuba constituye hoy un ejemplo luminoso para la organización y el mundo, en medio de los problemas que enfrentan las mujeres en el capitalismo brutal.

Durante su intervención en la segunda jornada del Congreso Mundial de Mujeres Trabajadoras, que sesionó aquí, el dirigente obrero censuró el bloqueo de Estados Unidos a la mayor isla de las Antillas y reclamó la devolución del territorio ilegalmente ocupado en la oriental provincia de Guantánamo.

También expuso el programa de acción de los próximos meses, el cual incluye eventos de solidaridad con Palestina y Venezuela, además de la creación de un Comité para evaluar la situación de los migrantes en el mundo.

Por su parte, la emblemática dirigente panameña Norma Cano envió un caluroso saludo ‘a las compañeras cubanas, amigas y a las nuevas que están en la función sindical’ con motivo de la celebración ayer por el Día Internacional de la Mujer.

En diálogo con la prensa dijo sentir admiración por las féminas de la nación antillana, lugar que visitó en varias ocasiones y donde aprendió el sentido de la responsabilidad y a ser una mejor dirigente.

La víspera, Cano recibió un reconocimiento de manos de Mavrikos por dedicar su vida a la lucha por mejores reivindicaciones para la clase obrera panameña y de América Latina.

Pionera del movimiento sindical clasista, la octogenaria combatiente sobresalió por su apoyo al fortalecimiento de la FSM en momentos de crisis y por liderar importantes luchas sociales en su país como la devolución del Canal de Panamá, lo que le valió también el agasajo de la Asamblea Nacional.

Pobreza, brecha salarial, violencia, discriminación y acoso son algunos de los retos que enfrenta actualmente la mujer trabajadora en el mundo, donde más del 40 por ciento de la fuerza laboral es femenina.

 

Escenario que, a juicio del centenar de asistentes reunidas aquí, se multiplica en todos los continentes bajo un eje común: la división impuesta por el capitalismo y el neoliberalismo.

Durante los debates, casi todas las ponentes coincidieron en afirmar que la logística del desarrollo de la sociedad capitalista intenta minimizar el rol de las féminas, al reservarle espacios laborales en sectores como educación, salud, domésticas o cuidadoras, actividad esta última que resulta ‘un negocio para los hombres, pero esclavitud y precariedad para las mujeres’.

Por ello, resulta necesario trazar estrategias conjuntas que contribuyan a visibilizar todas las labores que son capaces de hacer el llamado sexo débil, particularmente en el caso de las indígenas, empleadas de hogar y emigrantes, grupos poblacionales doblemente explotados.

Sin embargo, en medio de este panorama desolador e incierto, una representante de Francia destacó el ejemplo de Cuba, donde la legislación protege el derecho de las mujeres a la seguridad, salud, licencia de maternidad y muchos otros beneficios sociales y laborales.  (PL)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, Internacionales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s