Escultura de José Martí en Guatemala

Gatemala, 28 ene.- Llegó a la capitalina Avenida Las Américas un 23 de agosto de 2013 y desde entonces el Héroe Nacional José Martí quedó más enraizado en la historia de Cuba y Guatemala.

Colocar en la Plaza Jardín José Martí la efigie de 3,80 metros fue todo un reto, pero el joven escultor cubano Andrés González quedó complacido, pues no tuvo ni un rasguño.

Un despacho de Prensa Latina ese día recuerda que varios trabajadores de la Municipalidad de Guatemala auxiliados por una grúa ayudaron a hacer realidad el proyecto de González y su discípulo Oscar Luis.

Ambos estuvieron pendientes de cada paso del meticuloso traslado de la obra desde la Escuela Taller de la Municipalidad hasta la concurrida calzada, aproximadamente unos 10 kilómetros.

‘Creo que es un honor justo, un reconocimiento a su impronta y al cariño que tanto él sintió por el pueblo guatemalteco, como el que el pueblo guatemalteco siente por Martí’, expresó Roberto Blanco, entonces embajador de Cuba en la tierra del quetzal, cuando el 29 de agosto ocurrió la inauguración oficial del monumento.

Autoridades guatemaltecas y cubanas dieron la bienvenida al Maestro en Las Américas, donde su rostro sobresale junto a otros independentistas memorables del continente.

Decenas de curiosos que pasaban por el lugar registraron en sus teléfonos celulares la imagen del Apóstol de la independencia de Cuba, quien entre 1877 y 1878 vivió en Guatemala.

La escultura de El peregrino humilde, como se autodefinió Martí al llegar en marzo a este país centroamericano, cuenta con una armazón de hierro, cubierta con cemento y polvo de piedra procedente de montañas de la zona oriental de Guatemala.

Un Martí con un libro apretado a su pecho junto a una rosa, extiende el brazo izquierdo en señal de gratitud, esperanza, merecimiento…

Cada caminante al apreciarlo se llevará una idea diferente, su idea, del brillante orador y poeta que dejó huellas también como docente en esta tierra.

Si es cubano quizá evoque de inmediato un verso libre conocido desde la temprana infancia: Cultivo una rosa blanca/en julio como en enero/para el amigo sincero/que me da su mano franca…

Cada 28 de enero, fecha del natalicio del Apóstol, el monumento se llena de batas blancas que vienen a ofrecerle su rosa blanca sincera, como la salud que gratuitamente riegan por los rincones más inhóspitos de la geografía guatemalteca.

Al pie de su estatua, junto al personal de la misión estatal cubana y amigos guatemaltecos, juran mantener vivo su legado y hacer faena diaria que Patria es Humanidad. (PL)

Esta entrada fue publicada en Cuba, Nacionales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s