¡Bienvenido a Cuba, Oscar López Rivera!

 

(Iliana García Giraldino-ICAP)

-El líder independentista puertorriqueño, digno y corajudo luchador que resistió más de 35 años en cárceles estadounidenses, 12 de ellos en solitario;

-Quien compartió celda por más de cuatro años con nuestro Fernando;

-El padre tierno; el abuelo querido;

-El camarada combatiente;

-El indoblegable amante de su Isla, de su pueblo, del mar, de las mariposas monarcas;

-El hombre sencillo, culto y de gran sensibilidad que pintaba hermosos cuadros y escribía conmovedoras cartas durante su confinamiento;

-Quien jamás se dejó vencer en la prisión por el pesimismo, la pesadumbre, el aislamiento, la soledad, la lejanía o la desesperación;

-El prisionero al que por más de 35 largos y penosos años –toda una vida- nunca le faltó la fe, quien se sentía libre en la cárcel y educaba a quienes le rodeaban siendo respetado y admirado;

-El patriota firme en sus convicciones, que no ha dejado de proclamar desde que salió de prisión que continuará la lucha por Puerto Rico libre;

-Quien fue recibido por su pueblo en las calles, en un festejo inmensamente popular y alegre;

-El amigo de Cuba que ha reiterado su deseo de estar en la tierra de Martí y Fidel, y de “abrazar al pueblo cubano”

-El hombre excepcional, protagonista de una gigantesca y ejemplar hazaña de resistencia anti imperialista

-Quien construyó un colosal monumento a la lealtad a los principios, al sacrificio, la entereza, el valor y la capacidad de amar

-El hombre que ha sembrado para siempre en la historia de nuestros pueblos un legado de honor, virtud y decoro

-Hijo ilustre del pueblo boricua que fue capaz con su hidalguía y dignidad unir a los puertorriqueños y levantar un clamor universal solidario por la justicia

“Honrar, honra”, nos enseñó José Martí. Cuba recibe con todo su amor y solidaridad de Revolución a Oscar López Rivera, legendario patriota de Nuestra América y de su amada Puerto Rico. Habrá que agradecerle eternamente su hombrada. Como expresara nuestro Apóstol, ”La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes”.

¡Bienvenido hermano! ¡Cuba se enorgullece al recibirte!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, Nacionales, Solidaridad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s