Discurso pronunciado por el Presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) en el aniversario 69 de la Nakba (catástrofe, inicio de la ocupación israelí en Palestina -1948)

¡Viva el pueblo palestino!

El Instituto Cubano de Amistad con la colaboración de la Unión Árabe de Cuba, la Asociación de Amistad Cubano-Árabe y la Embajada del Estado de Palestina, conmemoraron el aniversario 69 de la Nakba y dedicar un especial homenaje a los prisioneros palestinos. En el acto, efectuado el viernes 19, también intervino Akram Samhan, quien refirió las consecuencias de la Nakba y los horrores por lo que ha atravesado su pueblo que vive disperso y bajo la ocupación. Agradeció las muestras permanentes de solidaridad de Cuba principalmente, y de otros pueblos del mundo, que año tras año demandan la solución definitiva de su causa.

Palabras de Fernando González Llort, presidente del ICAP:

Estimados invitados, miembros de la presidencia, amigos todos del pueblo palestino.

¿Cómo puede un pueblo adjudicarse el derecho de someter a otro, desplazarlo, fragmentarlo, intentar desaparecerlo geográficamente del planeta sirviéndose de los métodos más bárbaros que se hayan empleado en la historia de la humanidad? ¿Pretende el Estado sionista de Israel continuar obviando y violando las resoluciones de la Organización de Naciones Unidas sin profesar el más mínimo respeto a la existencia de la patria palestina?

Son estas solo dos interrogantes que a diario nos hacemos millones de ciudadanos dignos en el mundo que abogamos por la plena soberanía del pueblo palestino. Una patria digna, con una cultura milenaria, con hombres cuya resistencia han hecho de la justa causa de su pueblo un símbolo de la lucha por los derechos humanos.

Hoy, a 69 años del aquel día catastrófico, que los palestinos definieron como Al-Nakba y que año tras año les recuerda lo que significa vivir bajo el asedio permanente, la expulsión, la limpieza étnica, la construcción de asentamientos ilegales y la privación del derecho a la libertad, Palestina sobrevive. Seis décadas han sido suficientes para que el problema palestino haya dejado de ser un conflicto entre dos naciones para convertirse en una causa mundial.

El 14 de mayo de 1948, significó sin dudas el momento más oscuro en la historia palestina. Las Naciones Unidas proclamaban a través de la resolución 181 la creación de dos Estados en el territorio que ocupaba la Palestina histórica, uno palestino y otro israelí. Solo un día después de ocurrir ese hecho y hasta el 28 de mayo se produjeron los acontecimientos que dieron lugar a la Nakba o catástrofe, que permitieron a Israel ocupar en pocos días el 77% de los territorios palestinos bajo mandato británico, incluyendo el sector oeste de Jerusalén. Esta ocupación inicial de territorios rebasaba con creces los límites previstos para el Estado judío en el Plan de Partición, lo cual demostró desde un principio, el carácter imperialista de esta nación que apenas nacía.

La Nakba fue el resultado de un plan maquiavélico diseñado con el concurso de terceros países, con el propósito de sembrar la mayor tragedia en el pueblo palestino. Cada año al acercarse la fecha se reviven momentos dolorosos que convocan no solo a los palestinos dispersos por el mundo, sino, a muchos luchadores por la justicia, que demandan públicamente el fin de un conflicto desigual e injusto. La ocupación ilegal del territorio palestino, la construcción y permanencia del Muro declarado ilegal por la Corte Internacional de Justicia, las prácticas abusivas y ajenas a la ley de sus autoridades, las detenciones administrativas, el aislamiento y cierre de núcleos de población, las demoliciones de viviendas, los castigos colectivos, la política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este y muchas otras acciones, se denuncian con fuerza por organismos internacionales, pero el Estado de Israel lo ignora.

Esta tarde, reunidos en la sede de la Unión Árabe de Cuba, Institución que aboga por la preservación de los valores y tradiciones de los pueblos árabes en Cuba, defensora de la unidad y de las causas justas de sus pueblos, recordamos también una fecha que tiene especial significado para Palestina, el Día del prisionero.

Actualmente cerca de 6.000 prisioneros palestinos se encuentran injustamente detenidos en cárceles israelíes. Su delito: luchar por su patria. Más de 1800 realizan hoy una huelga de hambre de más de un mes contra la opresión y la injusticia.

Es la más larga huelga masiva realizada por los prisioneros palestinos, nunca se habían sumado tantos, y están representados todos los Destacamentos. Afuera en la calles, en los campamentos, donde quiera que hay un palestino o un amigo de su causa, crece la solidaridad. Ojalá este ejemplo sirva para dar un nuevo impulso a la lucha y a la necesaria unidad.

Demandan el fin de las penas en celdas de aislamiento, de la tortura, de la negligencia médica, de la detención administrativa, el acceso a la educación, la atención médica, la posibilidad de ampliar las visitas de familiares. Son derechos humanos.

Es indignante para Palestina y para la humanidad la realidad que muestran esas prisiones, donde permanecen ilegalmente: dirigentes políticos, incluidos parlamentarios que supuestamente gozarían de inmunidad, mujeres, menores de edad, obviando los derechos que como ciudadanos les corresponden. Cada año la cifra se incrementa, constituyendo uno de los principales problemas que enfrenta el pueblo palestino. En este aniversario 41 del día del prisionero, el mundo se solidariza con este pueblo, lamentando las pérdidas de vidas humanas que desde el año 1948 está padeciendo.

De manera muy especial debemos dignificar una vez más el rol de las madres palestinas. Es duro pensar que tu hijo saldrá en la mañana, lo despedirás y siempre sentirás la inseguridad sobre su regreso. No hay una familia que no cuente, al menos, un mártir o un prisionero. Las constantes agresiones de Israel han eliminado familias completas sin dejar rastros de existencia humana.

Estimados amigos:

Amplia e internacional ha sido la exigencia de muchos pueblos del mundo por poner fin a la ocupación de Israel sobre Palestina y con ello la liberación de los miles de prisioneros en sus cárceles.

También reconocemos la solidaridad que durante 16 años mantuvieron los hermanos prisioneros palestinos con los Cinco Héroes cubanos, quienes permanecimos injustamente detenidos en cárceles del Imperio norteamericano. El pueblo cubano nunca olvidará ni dejará de agradecer ese gesto, como tampoco abandonará la lucha por el reconocimiento pleno de Palestina ante la ONU con todos los derechos que como nación le corresponden y que han sido ignorados por demasiado tiempo.

Aprovechamos además este espacio, para reconocer al pueblo palestino la solidaridad y amistad que ha brindado a Cuba durante 59 años de Revolución, y los esfuerzos que realizan tanto en los territorios ocupados como en aquellos países donde son acogidos como refugiados para reiterar su apoyo a nuestras batallas. De manera especial se expresaron los sentimientos palestinos en el Homenaje al Comandante en Jefe.

Corresponde hoy no solo a Cuba sino a todos los pueblos del mundo y sus gobiernos, denunciar los crímenes del ocupante sionista y realizar acciones de condena contra las injusticias que durante 69 años se han cometido contra ese hermano pueblo árabe.

Los aniversarios que hoy conmemoramos, deben ser motivo de inspiración para la lucha y la resistencia de este heroico pueblo, instándolos a continuar luchando con las banderas de la paz y la unidad en lo más alto.

Llegue un mensaje desde este emblemático lugar al pueblo palestino, con la expresión de la solidaridad inquebrantable de Cuba, que siempre ha entendido el valor que tiene defender una causa en la que se cree y no desiste hasta verla cumplida.

Cuba unida y solidaria se suma al clamor de los prisioneros palestinos y exige de manera contundente en nombre del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, la Asociación de Amistad Cubano-Árabe, la Unión Árabe de Cuba, el Movimiento Salvar a Jerusalém y todas las instituciones que:

1. Se liberen de inmediato todos los prisioneros en cárceles sionistas

2. Se ponga fin a las detenciones administrativas

3. Se elimine el confinamiento solitario

4. Se permitan las visitas de familiares

5. Mejore la atención médica a los detenidos enfermos y las condiciones en las prisiones

6. Se ponga fin a todo tipo de sanciones contra los prisioneros.

¡Viva el pueblo palestino!

¡Viva la amistad y solidaridad entre Cuba y Palestina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s