La tristeza de Arau se terminó con lágrimas en La Habana

Por: Iliana García Giraldino Fotos: Orlando Perera (Siempre con Cuba)

El genial artista mexicano Alfonso Arau lloró por nostalgia y la emoción de saberse recordado y querido a través del tiempo en Cuba.

“Para ser honesto durante muchos años yo estaba un poco triste porque pensaba que los cubanos se habían olvidado de mí…” dijo con voz entrecortada. No pudo seguir. Las lágrimas se lo impidieron. Los aplausos de todos los reunidos para homenajearle, en la UNEAC, lo instaron a hilvanar sus palabras de agradecimiento por la entrega de la condición de Miembro de Honor de la UNEAC, en un acto el pasado lunes 15. (1)

Momentos antes, el Presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Fernando González, había puesto en sus manos un diploma de reconocimiento de la institución a este amigo, por su amor a la Isla.

Se recordaría en la ceremonia, que Arau regresó a Cuba en 1958 para estrenar su conocido show televisivo, justamente el Primero de Enero de 1959, “razón por la cual celebró junto al pueblo el triunfo de la Revolución. Se vistió de miliciano, combatiente de Playa Girón, fue alfabetizador, estuvo en la trinchera cuando la Crisis de Octubre, compartió su arte con obreros y campesinos…”

De esos años afirmaría Arau: “Esa estancia mía de1959 a 1964, esos cinco años fueron para mi quizás los años más importantes de mi vida, igual que fue para América Latina y el mundo la Revolución Cubana. Yo estoy muy agradecido con los cubanos, con el público de Cuba, que fue tan cariñoso conmigo, y a la Revolución que me volvió, por la experiencia fantástica que viví, en un ciudadano consciente”.

El llanto contenido le obligó a otro breve silencio. La ovación lo estimuló a continuar. Saludó a antiguos compañeros, a alumnos y maestros suyos. Y en el abrazo a cada artista abarcaba a todo el público de Cuba, que nunca lo olvidó, porque los amigos verdaderos, sembrados de arte, honestidad y amor, son perenne compañía.

Como gran regalo de la tarde, quedó una anécdota con nuestro Fidel:

Se rodaba el filme silente Alfredo va a la playa (1963), protagonizado por Arau y varios artistas cubanos, cuando casualmente el Comandante pasó por allí y se detuvo. El actor Wember Bros tenía dificultades, nervioso por la presencia del líder, quien lo tranquilizó. En el intercambio con Arau este le dice:

-Comandante, ¿quiere dirigir la escena?

-¿Cómo es eso?

-Pues diga ¡Cámaras, Acción!

Y así lo hizo.

(1) Alfonso Arau: Fundador del Teatro Musical de la Habana y maestro de numerosos artistas en Cuba, donde realizó exitosamente el popular Show de Arau, en la televisión. Famoso director de películas, entre estas, (Calzonzín inspector (1974) ;Como agua para chocolate (1992) y Un paseo en las nubes (Estados Unidos, 1995).

Guardar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s