Exigen cierre de las bases militares extranjeras en Declaración Final del V Seminario Internacional de Paz (Texto)

GUANTÁNAMO.— El llamado a los pacifistas, antibelicistas y personas honestas de todo el mundo para continuar reclamando a Estados Unidos la devolución al pueblo cubano del territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guantánamo, y el cese del bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla, resalta en la declaración final del V Seminario Internacional por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras. El documento también demanda el cierre del resto de las bases y enclaves militares foráneos en todo el mundo, así como el retiro inmediato de las tropas de ocupación extranjeras de los países en que están desplegadas.

Convoca a denunciar la agresión e injerencia económica, política y militar del imperialismo yanqui y sus aliados de la OTAN contra numerosos países y alerta a los pueblos sobre los peligros de una guerra nuclear mundial, que pudiera acabar con la humanidad.

Teniendo en cuenta ese peligroso contexto llama a extender la divulgación del contenido de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, y a fortalecer la lucha contra el terrorismo, fenómeno creado y alimentado por el imperialismo para destruir a los pueblos que no se doblegan ante él.

La declaración final pide, además, mantener la denuncia de las acciones intervencionistas del imperialismo y la oligarquía contrarrevolucionaria en Venezuela, dirigidas a destruir la Revolución Bolivariana, hecho que representa una amenaza a la paz regional.

Un total de 217 delegados, en representación de 32 países, asisten al V Seminario Internacional por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, quienes rindieron homenaje hoy a Mariana Grajales en la plaza que lleva su nombre en esta ciudad. El evento concluye esta noche, después de tres jornadas de trabajo.

Caimanera, Cuba.- El Quinto Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, concluyó en esta pequeña ciudad cercana al perímetro fronterizo con la ilegal base naval norteamericana en la bahía de Guantánamo.

Así sucedió con un acto popular en el parque José Martí, al que asistieron cientos de pobladores caimanerenses y las máximas autoridades de la provincia de Guantánamo, junto a los 217 delegados e invitados de 32 países, y cinco continentes.

En la declaración final allí leída por el Vicepresidente del Consejo Mundial de la Paz, Juan Pablo Acosta García, estos llaman a redoblar la lucha contra las acciones agresivas imperialistas que amenazan la paz mundial y se comprometen a alertar a los pueblos sobre los peligros de una conflagración nuclear mundial de incalculables consecuencias para la humanidad.

Además de demandar el cierre de las bases, instalaciones y enclaves militares foráneos y el retiro de las tropas de ocupación en los países en donde se encuentran desplegadas, coinciden en continuar reclamando a Estados Unidos devuelva a Cuba y a su pueblo el territorio ilegalmente ocupado con la base naval en Guantánamo, así como también el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero.

El Quinto Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, desarrolló sus sesiones plenarias los días 4, 5 y 6 del presente mes de mayo, en el teatro de la Universidad de las Ciencias Médicas de Guantánamo.

En esta ciudad capital provincial más al oriente de Cuba, los delegados e invitados extranjeros y nacionales, tuvieron la oportunidad de intercambiar con la población, rendir homenaje a la madre de todos los cubanos, Mariana Grajales Coello, en la plaza que aquí lleva su nombre y apreciar la actuación de la compañía infantil La Colmenita de Guantánamo.

A continuación publicamos el texto íntegro de la DECLARACIÓN FINAL Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las bases militares extranjeras

“Un mundo de paz es posible”

Guantánamo, 4, 5 y 6 de mayo de 2017

El Quinto Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras se realizó nuevamente en Guantánamo, la más oriental provincia cubana y primera trinchera antiimperialista de América por tener una parte de su territorio ilegalmente ocupado por una base militar extranjera en contra de la voluntad de su pueblo.

Esta nueva edición del Seminario contó con un total de 217 participantes de 32 países entre los que se encontraron líderes del Consejo Mundial por la Paz (CMP) y de sus organizaciones miembros, así como personalidades, luchadores por la Paz, antibelicistas y amigos solidarios de Cuba procedentes de Angola, Argentina, Australia, Barbados, Bolivia, Bostwana, Brasil, Canadá, Chad, Chile, Colombia, Comoras, Cuba, El Salvador, España, Estados Unidos, Guinea Bissau, Guyana, Honduras, Italia, Japón, Kiribati, Laos, México, Nicaragua, Palestina, Puerto Rico, RASD, República Dominicana, Seychelles, Suiza y Venezuela.

Los participantes constataron que el evento se desarrolló en el contexto de una compleja situación internacional caracterizada esencialmente por la permanencia de la agresividad del imperialismo estadounidense y de sus aliados de la OTAN que intentan reconfigurar un nuevo mapa mundial acorde con sus intereses geopolíticos y geoestratégicos y para lo cual incrementan su injerencia en naciones de todos los continentes y la opresión a sus pueblos.

Para lograr esos (denunciaron) objetivos de intervención, dominación y chantaje contra los pueblos del mundo, el imperialismo se apoya en un conjunto de herramientas entre las que sobresale la proliferación de bases e instalaciones militares en numerosos países del planeta.

En esencia, es Estados Unidos, el país que mayor número de bases detenta en todo el orbe seguido de sus socios imperialistas de la OTAN, y es el que posee el mayor arsenal nuclear en la historia de la humanidad.

A lo anterior se adiciona la persistencia de la aguda crisis económica del capitalismo que, entre sus efectos más negativos, ha acrecentado la miseria, el hambre, la pobreza y las desigualdades en las naciones del llamado Tercer Mundo.

Las guerras injerencistas han afectado la estabilidad de varios países del Oriente Medio y de África, provocado como consecuencias los fenómenos migratorios masivos y desordenados que han causado la muerte en el mar de un gran número de inmigrantes que procuraban refugio en naciones europeas, que por lo general los rechazan.

A ese inestable contexto global se suma ahora la presencia de una nueva Administración republicana en Washington que ha generado innumerables cuestionamientos, críticas y un gran escepticismo, y cuyas acciones militares más reciente hacen sonar los tambores de una guerra de desbastadoras consecuencias para la humanidad.

En América Latina y El Caribe, el imperialismo y sus lacayos de turno de las oligarquías nacionales de varios países, intentan revertir el proceso de cambios progresistas iniciado por fuerzas de la izquierda hace ya más de una década, y pretenden restablecer las políticas neoliberales que tanto daño causaron a los pueblos de la región.

Para ello el imperio y sus acólitos, apelan a una sucia guerra económica, política y mediática dirigida a confundir a los pueblos y a destruir el entramado de logros sociales alcanzados por gobiernos progresistas en Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina, Ecuador y otros, donde hoy se dirime el futuro de toda la región.

En ese contexto, cobra mayor vigencia la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz aprobada por la II Cumbre de la CELAC realizada en La Habana en enero de 2014 como el compromiso político de mayor envergadura adoptado por todos los Estados latinoamericanos y caribeños, reafirmado en las Declaraciones emitidas en la IV Cumbre efectuada en Quito, Ecuador, en enero de 2016, y en la V Cumbre realizada en Punta Cana, República Dominicana, en enero de 2017.

Reconociendo a las personas que luchan en el mundo por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras y por lo expuesto con anterioridad, este Quinto Seminario Internacional llama a redoblar la lucha contra las acciones agresivas imperialistas que amenazan a la paz mundial.

Los luchadores por la paz reunidos en Guantánamo también nos COMPROMETEMOS A:

• Denunciar sistemáticamente la agresión y la injerencia económica, política y militar del imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN.

• Alertar a los pueblos sobre los peligros de una conflagración nuclear mundial de incalculables consecuencias para la humanidad.

• Demandar el cierre de las bases, instalaciones y enclaves militares foráneos y el retiro inmediato de las tropas de ocupación extranjeras de los países donde se encuentran desplegadas.

• Continuar reclamando a Estados Unidos que devuelva a Cuba y a su pueblo el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo, y el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero.

• Ampliar la divulgación del contenido de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz dada su actualidad y vigencia en el contexto político latinoamericano y caribeño.

• Fortalecer la lucha mundial contra el terrorismo, denunciando que sus acciones benefician a los objetivos del imperialismo.

• Multiplicar las acciones de la campaña internacional por un mundo de paz sin armas nucleares, químicas y bacteriológicas y revelar su presencia en bases e instalaciones militares foráneas.

• Denunciar las acciones en contra del medio ambiente y la salud de las poblaciones donde se encuentran enclavadas las bases militares extranjeras.

• Expresar la más amplia solidaridad con los países y pueblos bajo dominio colonial en El Caribe y en Sudamérica donde hay presencia militar extranjera como en Puerto Rico y en las Islas Malvinas, Georgia y Sandwich del Sur.

• Mantener la denuncia de las acciones intervencionistas del imperialismo y la oligarquía contrarrevolucionaria en Venezuela dirigidas a destruir el proceso bolivariano, lo que representa, además, una clara amenaza a la paz en la región.

• Incentivar la solidaridad con los demás procesos progresistas latinoamericanos y caribeños y con el proceso soberano de integración regional, hoy amenazados por el imperialismo.

• Seguir ofreciendo el más decisivo apoyo a la exitosa culminación del proceso de paz en Colombia.

• Condenar las políticas proteccionistas y las amenazas de la nueva administración estadounidense contra los migrantes.

Los participantes en el Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las Bases Militares Extranjeras acordaron trasmitir un fraternal saludo y el reconocimiento al pueblo de Guantánamo y a sus autoridades por la cálida acogida dispensada y las facilidades extendidas para la exitosa culminación del evento.

Asimismo extendieron su saludo a todo el pueblo cubano que continúa realizando un gran esfuerzo por alcanzar una sociedad socialista más justa, próspera y sostenible, y rindieron homenaje a la memoria del líder indiscutible de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Guantánamo, Cuba, 6 de mayo de 2017.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, Solidaridad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s