Pueblo venezolano se movilizó en defensa de la soberanía bolivariana

CARACAS.-El pueblo chavista ratificó su compromiso con la defensa de la paz, la soberanía y el orden institucional frente a maniobras golpistas contra Venezuela promovidas desde instancias como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la derecha golpista en el interior del país.

Estudiantes, trabajadores y mujeres se concentraron desde la mañana de este martes en la sede de la Defensoría del Pueblo, ubicada en la Plaza Morelos, y se movilizaron hasta la esquina de San Francisco, en el centro de Caracas, para respaldar al gobierno de Nicolás Maduro frente a las maniobras injerencistas.

En esta movilización que colmó las calles de la capital venezolana, el pueblo repudió la agenda golpista de la derecha nacional, que con apoyo de la OEA, promueve ataques contra los poderes públicos, como parte de una nueva faceta de su golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro, refirió AVN.

El coordinador nacional de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores de Venezuela, Carlos López, indicó que el pueblo debe permanecer en alerta ante la arremetida de la derecha internacional y la ultraderecha nacional, pues su objetivo es generar violencia y promover el desconocimiento de las normas constitucionales.

«La Revolución Bolivariana y el presidente Nicolás Maduro nos han llamado a estar en alerta, y por esa razón estamos en este momento concentrándonos para comenzar a marchar, como siempre lo hemos hecho, para defender nuestro territorio, y darles un mensaje a los venezolanos de que esta Revolución Bolivariana es pacífica, no se va a detener y se va a seguir llevando a los pueblos», expresó.

Durante la movilización, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, destacó: «nosotros estamos hoy en la calle acompañando a nuestro pueblo en un justo reclamo: que se respete la Constitución».

También el jefe nacional de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), Freddy Bernal, llamó a la conciencia y organización popular para contrarrestar los ataques de la derecha.

En esta convocatoria, que reunió a cultores, movimientos feministas, trabajadores y estudiantes, se encontraba el joven Amílcar de Andrade, rapero, proveniente de Maturín, quien desde la tarima central, en la plaza Morelos, lanzó un mensaje contra la injerencia: «Somos hijos de Chávez, no queremos irrespeto a nuestro pueblo».

En tanto, sectores de la derecha venezolana insisten en provocar escenarios violentos para impulsar el nuevo plan golpista que mantienen en marcha, fundamentado en ataques contra el orden institucional y la promoción de acciones proinjerencistas desde instancias como la OEA.

La maniobra prevé la activación de la agenda de calle de la llamada Mesa de la Unidad (MUD), que desde el pasado viernes insiste en crear focos de violencia frente a sedes de los poderes públicos y espacios del este de la capital venezolana.

Estas acciones se combinan con llamados de dirigentes de derecha y organizaciones como la Conferencia Episcopal de Venezuela a la movilización, bajo pretextos como la desobediencia civil.

Tales maniobras se inscriben en el esquema del golpe blando, que comprende la ejecución de acciones «no violentas» para crear un clima de malestar entre la población, el apoyo de organizaciones no gubernamentales y la activación de acciones violentas que conduzcan a la ingobernabilidad.

Ayer hubo intentos de provocar violencia por parte de los líderes opositores, que movilizaron algunos cientos de seguidores hacia la sede de la Asamblea, donde supuestamente tendría lugar una sesión especial para destituir a los miembros del Tribunal Supremo de Justicia, máxima instancia del poder judicial en ese país.

En la trayectoria de la marcha opositora a lo largo de la avenida caraqueña, los manifestantes pasaron frente a varios edificios residenciales construidos por la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), que brinda hogares dignos al pueblo trabajador venezolano, y demostraron la intolerancia y el odio inculcados en muchos opositores por su propia dirigencia durante 18 años de Revolución.

Ante la mirada de los habitantes de estos edificios, que observaban la marcha desde sus ventanas -muchas de ellas con fotografías del comandante Chávez y el presidente Nicolás Maduro- grupos de marchistas profirieron insultos, expresiones de intolerancia y desprecio contra estos venezolanos que se encontraban en sus hogares.

Sin embargo, la actuación de las autoridades, sumada a la movilización popular, evitó que los incidentes pasaran a mayores.

El presidente venezolano enfatizó este martes que la unión cívico militar derrotó las pretensiones violentas y golpistas de la derecha en el país. «Ha triunfado la paz en Caracas y en Venezuela», expresó el mandatario desde el estado Apure.

Los opositores reprogramaron para este miércoles la sesión de la Asamblea, lo cual muestra que no han abandonado sus intenciones golpistas contra un poder legítimo del Estado venezolano. (Con información de Granma)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, Internacionales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s