Programa Mundial de Alimentos enfatiza apoyo a Cuba frente a sequía

La Habana, 22 mar.- El Programa Mundial de Alimentos (PMA) distinguió hoy el avance en Cuba de un proyecto para fortalecer la gestión integral frente a riesgos climáticos como la intensa sequía que amenaza la seguridad alimentaria del país.

En 20 municipios de las provincias orientales tiene lugar la investigación iniciada a mediados de 2016 y que deberá concluir en octubre de este año, dijo a Prensa Latina la representante aquí del PMA, Laura Melo.

Según la experta, las localidades escogidas figuran entre las más afectadas por el déficit de precipitaciones, y hasta el momento el trabajo científico-técnico permitió definir indicadores claves para asegurar la alerta temprana ante eventos climáticos de esa naturaleza y la adopción de medidas oportunas.

El estudio continúa ahora con ensayos pilotos con vistas a probar la pertinencia de las variables definidas mediante la labor conjunta de distintas entidades cubanas, destacó Melo en un aparte con Prensa Latina, tras concluir una exposición sobre el tema en la Convención Internacional Cubagua 2017.

Cuba dispone de un sistema de alerta y acciones tempranas de reconocida eficacia para afrontar eventos extremos como ciclones, huracanes y grandes inundaciones, por lo tanto, nuestra ayuda plantea añadir valores en la capacidad de diagnóstico y enfrentamiento integral para el caso de las sequías, comentó.

Al decir de Melo, las sequías no son desastres en sí mismas, llegan a cobrar esa dimensión en la medida en que las personas, las comunidades y los países sean más o menos vulnerables, de ahí la importancia de los esfuerzos de Cuba.

En los últimos 15 años, esta nación caribeña perdió casi 30 mil millones de dólares como consecuencia de los impactos de huracanes y sequías; sobre todo, en el sector agroalimentario, señaló la representante del PMA en el foro de Cubagua, que sesiona en el capitalino Palacio de las Convenciones.

Dentro de la región de América Latina y el Caribe, recordó, la frecuencia de desastres naturales aumentó 3,6 veces en medio siglo, y los mayores estragos habitualmente estuvieron concentrados en las comunidades y los hogares más pobres.

Tales sucesos, subrayó, tienen repercusiones a largo plazo en la seguridad alimentaria, la salud, la educación y otras facetas fundamentales del bienestar humano.

La mayoría de las personas que sufren inseguridad alimentaria viven en zonas frágiles y expuestas al riesgo de catástrofes naturales y son las menos capaces de hacer frente a las crisis, añadió.

Un análisis prospectivo del PMA hasta 2080 incluye a Cuba entre los territorios bajo amenaza de inseguridad alimentaria debido a las modificaciones del clima, alertó la especialista, al elogiar la prioridad que otorgan las autoridades del país a la búsqueda de soluciones con carácter sustentable. (PL)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, Nacionales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s