Honran en Cuba a bailarina Viengsay Valdés

La Habana.- La primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba (BNC) Viengsay Valdés recibió un homenaje del gobierno de su país y de la Academia de Canto Mariana de Gonitch, por 23 años de carrera profesional.

El director de la institución artística, Hugo Oslé, advirtió el talento de la bailarina desde que estudiaba en la Escuela Nacional, bajo la égida de la maestra Mirta Hermida, y le pidió a la profesora que la incluyera en el elenco de una obra prevista para presentarse en una gala, pese a ser demasiado joven.

Casi al final del salón, en apenas segundo año de la escuela, aquella niña ya proyectaba su clase y bailaba su entrenamiento con un encanto especial, recordó sobre Valdés, quien en la actualidad es la bailarina clásica activa de Cuba con mayor proyección internacional.

Hermida fue quien le reveló el nombre de la adolescente, de origen laosiano, y su significado en español: Victoria.

De acuerdo con Oslé, amén de la indiscutible calidad técnica y artística de esta artista merecen destaque su fidelidad a la directora Alicia Alonso, al BNC y a su Patria.

Cada vez que ella baila es la bandera y el corazón de Cuba, sentenció en la Casa del ALBA Cultural, donde la artista compartió con un cúmulo de admiradores, personal diplomático en la isla y autoridades del gobierno.

Una diputada entregó a Valdés la Moneda Plaza de la Revolución, más alta distinción conferida por la Asamblea Municipal del Poder Popular.

Varias instituciones le regalaron ramos de flores y un cuadro del pintor cubano Pedro Pablo Oliva, considerado uno de los máximos exponentes de la pintura del país.

La Academia de Canto Mariana de Gonitch interpretó con gran sensibilidad canciones como Júrame, de la compositora mexicana Maria Grever; La paloma, del español Sebastián de Iradier y Salaverri; Caruso, del italiano Lucio Dalla, y We Are the World, de los estadounidenses Michael Jackson y Lionel Richie.

También, agasajaron a la bailarina con I Will Always Love You, de la norteamericana Dolly Parton, un tema popularizado por su coterránea Whitney Houston; y una canción de la banda sonora del filme Mouling Rouge, Come What May.

De Cuba, expusieron Alma mía, de Ricardo Pérez y mundialmente conocida por la interpretación del Benny Moré; Guantanamera, de Joseito Fernández, y Cabalgando con Fidel, de Raúl Tórres; en tributo al líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quién en vida vio bailar a Valdés y conversó con ella.

Además, cantaron Cuba, que linda es Cuba, de Eduardo Saborit; La Lupe, de Juan Almeida; y La victoria, de Sara González.

Estas bellas voces sonoras son aplausos, exclamó Valdés ante el coro de la academia que lleva el nombre de una insigne pedagoga rusa.

Viengsay es una fiel representante de nuestro pueblo, reconoció el maestro Lázaro Carreño, uno de los grandes bailarines de la historia del BNC.

Mientras la bailarina agradeció entre lágrimas el homenaje y aseguró que todo sacrificio en su carrera valió la pena. (PL)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s