Corrieri: sin términos medios

Con el orgullo de seguir el ejemplo ético y revolucionario de Sergio Corrieri (1939-2008), actor insuperable, comunista y gran ser humano, directivos y trabajadores del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) que el presidió, evocaron como cada dos de marzo su nacimiento y el ejemplo imperecedero de su ejecutoria revolucionaria. Cada compañero en el ICAP que tuvo el privilegio de trabajar con él guarda anécdotas de quien el colectivo en su conjunto admira y recuerda cotidianamente, con sentimientos nostálgicos y al mismo tiempo inspiradores.

Corrieri, eternamente fiel a Fidel, a la Revolución. Hombre comprometido en su esencia con el arte y la Patria, dejó sembrada en la memoria popular actuaciones y personajes de vidas interminables. Y en el ICAP, además, su incansable quehacer, sencillez, creatividad y carisma.

Trabajadores del Instituto que compartieron años de trabajo con él lo han definido en pocas palabras así: “era un cubano auténtico”, “comprometido con Cuba”, “inteligente, sagaz”, “previsor”, “comunicativo con sus subalternos”, “era muy fácil de querer”, “amante del mar”, “lector insaciable”…

Pues este dos de marzo, el colectivo del Instituto dedicó el inicio de la jornada al inolvidable presidente del organismo –desde 1990-, recordando una faceta no tan conocida de su alma de artista gigante: el escritor. Publicó los poemarios Los Noventa (2002); Del mar y los peces (2003) y el libro de cuentos También lo imaginado (2006).

A continuación reproducimos uno de los poemas leídos en el acto de este jueves contenido en el libro “Asuntos propios”, publicado después de su muerte y que contiene unas 70 de sus composiciones:

DECISIÓN

 

Me gusta Moscú

sus noches blancas, la desmesura de sus parques

los lánguidos abedules

su indomable nostalgia

 

Me atrae Nueva York

su megalocura, sus brutales contrastes

su semilla violenta

aunque la mente

verdades y torres abatidas

 

Disfruto de Madrid

de su Prado y sus Cibeles

de su aroma familiar y profundo

de esa mala leche que los madrileños desbordan

 

Pero mi corazón está aquí

 

Soy del sur hasta la esquina de las uñas

nací a ras del mar

las alturas me dan vértigo y padezco

claustrofobia

no puedo encerrarme ni en mí mismo

soy isleño y no entiendo de fronteras

 

Mi corazón está aquí, en esta franja amenazada

que puede volar entera por los aires

tumba de millones

cicatriz ardiente en este mar de piratas

 

Vivo en el reino de la necesidad

ni soy puro

ni estoy fuera del juego

 

Empeñada en lo que creo está mi libertad

soy culpable de creer, de sumarme

de escoger

sin términos medios

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s