Opuestos sindicatos boricuas a medidas dictadas por la junta federal

San Juan.- Anticipando las ”nefastas consecuencias para el pueblo puertorriqueño”, varios sindicatos rechazaron hoy las exigencias de la junta de control fiscal al gobernador Ricardo Rosselló de cerrar la brecha deficitaria de 2016 a 2019.

‘La receta propuesta conlleva aumento de los impuestos y recaudos, reducción del ofrecimiento de los servicios esenciales, despidos de trabajadores, eliminación de los subsidios a los municipios, reducción en todos los gastos y de un número significativo de participantes de la Reforma de Salud, lo que conllevaría un deterioro de los servicios’, detalló la Mesa de Diálogo Sindical.

El objetivo de la junta de control fiscal, impuesta por Washington al gobierno de Puerto Rico es conjurar el déficit de 7,0 mil millones de dólares que Puerto Rico, con una deuda pública de 70 mil millones de dólares, acumulará hasta 2019.

El organismo federal también ha propuesto restar 300 millones de dólares a los fondos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y otro tanto al Departamento de Educación, además de reducir las pensiones de los jubilados en un 10 por ciento, lo que a juicio de los sindicatos conllevaría ‘la muerte del paciente en vez de su recuperación, como pretende hacer creer la junta’ en carta a Rosselló.

‘Jamás la avaricia financiera de la clase empresarial había sido evidenciada con tanta claridad como en las medidas que le han sido dictadas al Gobernador en la carta del 18 de enero de 2017 por los integrantes de la junta de control fiscal’, afirmó José Rodríguez, portavoz de la Mesa de Diálogo Sindical.

Advirtió que al organismo federal no le importa ‘las nefastas consecuencias que pueda tener para el pueblo puertorriqueño’ al ordenar el deterioro del sistema educativo, el ofrecimiento de servicios, incluidos los de salud, y el empobrecimiento de la clase trabajadora y de los jubilados.

‘Enérgicamente rechazamos todas y cada una de las medidas impuestas; la auditoría a la deuda, su reestructuración y pago, no pueden estar sujetas al sufrimiento del pueblo puertorriqueño’, dijo Rodríguez, presidente del Movimiento Solidario Sindical.

El gremialista consideró que la deuda de 70 mil millones de dólares ‘debe ser asumida con responsabilidad y sensibilidad, sin penalizar a nuestro pueblo por los desaciertos de su clase política’.

‘La crisis creada por los industriales, los patronos y el mal gobierno debe ser pagada por estos mismos, no debe recaer sobre la clase trabajadora y el pueblo en general’, insistió al anunciar una serie de reuniones para concienciar sobre la crisis fiscal y sus efectos en la clase trabajadora. (pl)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, Internacionales y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s