Método Yo sí puedo: Páginas cubanas de solidaridad

De la solidaridad no debe hablarse en abstracto; si se hace de este modo, se corre el riesgo de coquetear con la retórica. Hace 15 años la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 31 de agosto como Día Internacional de la Solidaridad con un propósito bien definido: fomentar la conciencia mundial acerca del tema, esencial para cultivar las relaciones entre individuos, pueblos y países.

Desde el triunfo de la Revolución el primero de enero de 1959, Cuba ha dado muestras solidarias de diverso carácter; esta vez quiero referirme a la creación del método de alfabetización Yo sí puedo, que ha sacado de la penumbra de la ignorancia a más de 9 millones de personas en el mundo, en mayor grado de América, África y Oceanía.

No por azar en el 2006, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) le concedió el Premio Sejong al método de enseñanza cubano, aplicado en alrededor de una treintena de naciones.

En la conformación del “Yo sí puedo” constituyó una figura clave el líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro, quien en el 2001 le encomendó a la Doctora en Ciencias Pedagógicas Leonela Relys Díaz —una de las protagonistas de la Campaña de Alfabetización en 1961 en la isla— la creación de una alternativa para enseñar a leer y a escribir a personas adultas, con el empleo de recursos audiovisuales como la televisión y reproductoras de video.

Concebido para personas mayores de 15 años, el método —según los expertos— busca la inserción activa de los alumnos en el desempeño socioeconómico y político en la comunidad, e independientemente de los medios audiovisuales, recurre a un facilitador, elemento primordial en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Varios especialistas del campo de la Pedagogía reconocen los antecedentes de este sistema de enseñanza enla labor desplegada por Relys Díaz, junto a otros educadores cubanos en Haití, quienes realizaron una campaña de alfabetización por radio.

Un ejemplo evidente del impacto del mencionado método lo constituyó la declaración el 28 de octubre de 2005 de la República Bolivariana de Venezuela como territorio libre de analfabetismo, por la Unesco. Dicho resultado se insertó dentro del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela firmado en el año 2000 por Fidel y el Comandante Eterno Hugo Chávez.

No debe obviarse que la mencionada alternativa posibilitó que Bolivia eliminara el analfabetismo en 2008. También se aplicó con éxito en Nicaragua y en Ecuador, declarado “Patria Alfabetizada” en 2010.

Desde el nacimiento de “Yo sí puedo” y su correspondiente aplicación, disímiles puntos geográficos del mundo hablan de sus beneficios, incluida la ciudad de Rosario, Argentina, donde se llegó a introducir en un centro penitenciario de la urbe, con el interés de lograr la futura reinserción social de un número de prisioneros.

Estas y otras son las páginas de solidaridad que Cuba escribe por el mundo, gracias al método Yo sí puedo, promovido por Fidel e ideado por un grupo de destacados educadores de la Mayor de las Antillas. (Radio SS)

Esta entrada fue publicada en Nacionales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Método Yo sí puedo: Páginas cubanas de solidaridad

  1. Pingback: Método Yo sí puedo: Páginas cubanas de solidaridad | Solidaridad Latinoamericana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.