Lo real maravilloso: de Ciriboya a Washington

Por: Iliana García Giraldino Fotos: Orlando Perera e Internet (Siempre con Cuba)

Ni público, ni privado: popular comunitario. Así explicaba el doctor Luther Castillo las características del primer hospital garífuna de Honduras, construido, piedra a piedra, por jóvenes de esa etnia que han estudiado en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) y hombres y mujeres de la comunidad.

Y agregaba el carismático médico sobre el centro sanitario, que éste no recibe financiamiento del gobierno y por otra parte no se cobran los servicios ni las medicinas, por lo tanto es un logro del pueblo, y también de Cuba, pues sin su apoyo no se hubiesen formado nunca médicos garífunas.

Estas declaraciones y los orígenes y funcionamiento del hospital, que favorece a las comunidades garífunas e indígenas, la labor educativo-sanitaria que extiende el enfoque bio-sico-socio-cultural

del hombre, el agradecimiento de la gente humilde de esta etnia, discriminada y marginada, son reflejados en el documental “Medicina revolucionaria”, presentado este lunes en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), por una de sus realizadoras, Elizabeth Geglia, estudiante de la American University, de Washington.

La cinta es un sorprendente testimonio de cómo se materializa un sueño de Fidel, creador de la ELAM donde se han formado los médicos garífunas e inspirador de los más esperanzadores sentimientos de solidaridad.

Elizabeth relaciona el interés por respaldar el humanitario proyecto con su primera visita a Cuba, cuando ella contaba con 15 años. Aquel contacto con la Revolución Cubana fue definitorio, según ella misma confesó al introducir el documental en el ICAP, cuya presidenta, Kenia Serrano, asistió al estreno junto a trabajadores de la institución y estudiantes de la ELAM.

La cineasta, acompañada de una delegación del hospital garífuna que en Cuba conmemora los 217 años de la llegada de esa etnia a Honduras, resume el contenido de la obra como expresión de lo que un pueblo es capaz de hacer cuando se organiza. El centro recibe apoyo de Cuba y también de grupos de solidaridad de Estados Unidos y otras organizaciones.

Las imágenes y el sonido llevan al espectador hasta la localidad de Ciriboya distante a cinco horas de una ciudad; sin luz eléctrica ni servicio de agua potable; sin vías asfaltadas. De más está apuntar que no existía atención médica.

Uno de los líderes de la comunidad explicaba cuánto sufrían cuando alguien enfermaba: trasladarlo caminando durante horas; después llegar a un poblado y allí esperar si aparecía un transporte para continuar ruta hasta llegar a un médico. “Los enfermos no resistían tantas horas y se morían en el camino”, relataba, y con mucha convicción expresaba que ese hospital “es nuestro y lo defendemos”.

También el documental presenta junto al doctor Luther, a otros garífunas graduados en la ELAM, empeñados en atender a la población con la mayor dedicación y orgullosos de haber sido formados en Cuba como médicos “de ciencia y conciencia”.

El propio Luther, son su perenne sonrisa aparecía en la cinta manifestando “la ELAM ha sido la universidad de la vida para nosotros, es un paraíso en el Caribe”, y comentaba que en el difícil panorama de pobreza y exclusión de los garífunas, el hospital evidencia cómo puede lucharse por transformaciones sociales.

El proyecto del centro surgió entre los entonces alumnos de la ELAM quienes donaban las vacaciones para trabajar en su construcción. La primera fase de la unidad asistencial comenzó a funcionar en 2007. Cinco años después había brindado casi un millón de consultas, gratuitamente.

El estreno del documental en el ICAP fue dedicado al héroe Ramón Labañino, en el día de su cumpleaños 51, pues Los Cinco sacrificaron sus vidas por defender nobles proyectos sociales como el del hospital garífuna. Por esta razón el filme también fue exhibido en Washington en el contexto de la III Jornada en esa ciudad por el regreso de Ramón, Gerardo y Antonio.

Allá lejos, en Ciriboya, en el hospital, lo real maravilloso se hace vida cada día alcanzando los sueños que los garífunas y sus médicos no dejarán escapar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nacionales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lo real maravilloso: de Ciriboya a Washington

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s